Cargando datos. Por favor, espere...
Apúntate a nuestro boletín de novedades
Ver cubierta a mayor tamaño

El conde Lucanor

Edición adaptada

Don Juan Manuel

Ilustraciones de Jesús Alonso Iglesias

Adaptación de Francisco Alejo Fernández

Edad de interés: a partir de 14 años

Precio | 5,99 €
Formato | Digital, ePub
Código Comercial | 1510310
ISBN | 978-84-678-6226-3
Páginas | 160
Fecha de publicación | 04-sep-2014
Colección | Clásicos a Medida
Etapa | E.S.O. y Bachillerato
Género | Narrativa
IBIC | YFA
El conde Lucanor (Papel)
Valoración media
Puntúa la obra

En esta colección de cuentos, don Juan Manuel nos ofrece una gran diversidad de situaciones y de tipos humanos que recrean vivencias que los seres humanos han podido experimentar en cualquier momento de la historia, incluso en la actualidad, y de las que siempre podemos aprender.

La adaptación de "El conde Lucanor" que ofrecemos en esta edición no presenta la versión íntegra de la obra, sino una selección de veintiún ejemplos de los cincuenta y uno que contiene la primera parte ("Libro de los ejemplos del conde Lucanor y de Patronio") de la obra original. En el Índice de esta edición se recoge, junto al título de cada ejemplo, el número correspondiente en la obra escrita por don Juan Manuel. Asimismo, con el objetivo de hacer más comprensible para los jóvenes lectores el complejo castellano de la época medieval, el discurso narrativo se ha simplificado, pero siendo siempre fiel al original del autor.

Cargando. Espere, por favor...

Don Juan Manuel

El infante don Juan Manuel nació en el castillo de Escalona (Toledo) en 1282 y falleció en Peñafiel (Valladolid) en 1348. Hijo del infante don Manuel de Castilla y de doña Beatriz de Saboya, fue, por tanto, sobrino de Alfonso X el Sabio y nieto del gran rey Fernando III el Santo. Actuó siempre como un noble con clara conciencia de su condición. Participó en numerosas guerras y se metió de lleno en las intrigas de la agitada vida política de la Castilla de su tiempo. A los ocho años quedó huérfano de padre y madre y pronto se vio envuelto en las luchas dinásticas de la época. En sus primeros pasos políticos fue protegido por el rey Sancho IV, al que la familia de don Juan Manuel había ayudado a subir al trono. En 1299 se casó con doña Isabel, infanta de Mallorca, pero esta murió en 1301 sin haberle dado descendencia. Como consecuencia de su matrimonio en 1303 con doña Constanza, hija del rey Jaime II de Aragón, don Juan Manuel acepta al rey aragonés como rey de Murcia y como su señor natural, razón por la que, al parecer, Fernando IV de Castilla, indignado con la actitud de su vasallo, intentó matarlo. Tras la muerte de este rey castellano, don Juan Manuel ocupó un lugar muy importante durante todo el período de la minoría de edad de Alfonso XI, monarca que concertó su casamiento con Constanza, hija del infante. Aunque el matrimonio llegó, incluso, a ser sancionado por las propias Cortes de Castilla, nunca se celebró, iniciándose así el período más amargo de la vida de don Juan Manuel, que fue desposeído por el rey de todos sus bienes y honores. Muerta su segunda esposa y fracasada su ambición de ver convertida a su hija en reina de Castilla, rompió sus vínculos con Alfonso XI y le declaró la guerra, para lo que pidió ayuda, incluso, al reino moro de Granada. El enfrentamiento entre el rey castellano y el infante tuvo su final en 1337, con lo que recobró su patrimonio y el cargo de adelantado de Murcia, que había heredado de su padre. En 1340 se alió con el rey castellano en su lucha contra los musulmanes; el resultado de dicho enfrentamiento fue la victoria en la batalla del Salado y la toma de la ciudad de Algeciras. Su tercer matrimonio fue con doña Blanca Núñez de Lara, quien le dio dos hijos más, don Fernando, al que dedicaría el Libro infinido o de los castigos, y doña Juana. Tras dejar la política, don Juan Manuel se retiró a Murcia para dedicarse por entero al cultivo de la literatura. A su muerte, fue enterrado en el monasterio de los frailes predicadores de Peñafiel, donde también habían quedado depositados antes los manuscritos corregidos de sus obras, hoy perdidos como su cadáver. Don Juan Manuel fue un hombre culto, más que los grandes señores de la época e, incluso, más de lo que él mismo quiso reconocer. Leyó la prosa de su tiempo e hizo suya toda la rica tradición de la cuentística medieval. Con El conde Lucanor, don Juan Manuel logra hacer avanzar el idioma, todavía titubeante, e impulsa la creación literaria en prosa poniendo los cimientos de un riquísimo futuro literario para España.

[Más información]

Francisco Alejo Fernández

Francisco Alejo Fernández es catedrático de Lengua española y Literatura y asesor de formación del profesorado. Es autor de libros de texto de Educación Secundaria, Bachillerato y Educación de Adultos. Ha adaptado diversas obras de la literatura española como La Celestina, El conde Lucanor o el Libro de buen amor. Actualmente trabaja en proyectos destinados a acercar nuestra literatura clásica a los jóvenes españoles e hispanoamericanos.

[Más información]

Jesús Alonso Iglesias

Biografía no disponible

[Más información]

Aún no hay opiniones de los lectores, ¿quieres dejar la tuya?

Escribe un comentario
(Extensión máxima: 200 caracteres)

Teclea los siguientes caracteres
(Para cambiar la imagen, pincha sobre ella)

Libros similares
Xenia, #KeepCalm El lobo de mar Lazarillo de Tormes Don Quijote de la Mancha (Selección) Boy21 Xenia, tienes un wasap Hamlet Una luz en el atardecer La guerra de los botones Don Juan Tenorio