Menu
¿No encuentras lo que buscas? Búsqueda avanzada
El alcalde de Zalamea

2

El alcalde de Zalamea

Ilustrador/a Ramón Valle

Con las comedias de Calderón de la Barca llegó a su cima la evolución del teatro barroco español en el siglo XVII. Sus primeras obras se sitúan en la estela de la revolución teatral emprendida por Lope de Vega.

Con las comedias de Calderón de la Barca llegó a su cima la evolución del teatro barroco español en el siglo XVII. Sus primeras obras se sitúan en la estela de la revolución teatral emprendida por Lope de Vega. A esta fórmula dramática responde "El alcalde de Zalamea", que ya es obra de madurez. En ella se recrean abusos y atropellos cometidos por los soldados en los pueblos donde se alojaban las compañías, con las tensiones alimentadas por la frecuente confrontación entre militares y civiles. El drama de Calderón reúne ingredientes de profunda aceptación popular, por su espontaneidad y derroche de vida, por la autenticidad y patetismo de algunas escenas de dolorida humanidad y por la firme ejecución de una justicia ejemplarizante en manos del orgulloso labriego Pedro Crespo, investido de alcalde, en defensa del honor de su familia.

Formato

Pedro Calderón de la Barca

Nació en Madrid el 17 de enero de 1600. Se educó con los jesuitas en Madrid, y continuó los estudios en las universidades de Alcalá y Salamanca hasta 1620. Fue soldado en la juventud y sacerdote en la vejez, lo que era bastante habitual en la España de su tiempo. En sus años jóvenes su nombre aparece envuelto en varios incidentes violentos, como una acusación de homicidio y la violación de la clausura de un convento de monjas. De su vida militar existen pocas noticias, aunque consta que tomó parte en la campaña para sofocar la rebelión de Cataluña contra la Corona (1640). Contrasta lo impulsivo y mundano de su juventud con lo reflexivo de su madurez, un aspecto que se acentúa al ordenarse sacerdote en 1651. Disfrutó del máximo prestigio en la brillante corte de Felipe IV y su nombre va asociado a la inauguración del palacio del Buen Retiro de Madrid, en 1635, y a numerosas representaciones teatrales palaciegas. El rey le honró otorgándole el hábito de Santiago. También fue capellán de la catedral de Toledo y capellán del rey. Murió en Madrid el 25 de mayo de 1681. En vida fue un autor respetado por todos y rara vez aparece mezclado en las violentas polémicas literarias de sus compañeros de letras. Después de la muerte de Lope de Vega, en 1635, fue reconocido como el dramaturgo más importante de su época. 

Asignatura

Lengua

Educación en valores


Libros similares

Opiniones

2

Usuario anónimo

Muy bueno, nos recuerda el teatro del Siglo de Oro. Recomiendo leerlo y disfrutarlo.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe todas las novedades editoriales de ANAYA Infantil y Juvenil.

Esta Web utiliza cookies para ofrecer nuestros contenidos y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra
POLÍTICA DE COOKIES X