Menu
¿No encuentras lo que buscas? Búsqueda avanzada
facebook twitter pinterest linkedin

El escritor malagueño Pablo Aranda fallece a los 52 años

Pablo Aranda no solo eran un gran escritor, ingenioso y con mucho talento, y un referente en el mundo de la cultura. Era, por encima de todo, una excelente persona, querido por todos, generoso, inteligente y muy divertido. Nos queda su recuerdo, para los que tuvimos la suerte de conocerle, y su voz, que seguirá llegando a numerosos lectores a través de sus estupendos libros.

01-08-2020

El escritor malagueño Pablo Aranda fallece a los 52 años

Hoy hemos conocido la triste noticia del fallecimiento de Pablo Aranda, autor malagueño al que hemos tenido el honor de publicar varias obras.  Licenciado en Filología Hispánica, Pablo no solo era un gran escritor, sino también un incansable viajero. Entre otras ocupaciones, trabajó como monitor de enfermos mentales, como educador de menores que cumplían medidas judiciales y también impartió clases de español en la universidad de Orán, Argelia. Desde la publicación de La otra ciudad, novela que fue finalista del Premio Primavera 2003, se dedicaba exclusivamente a escribir libros y artículos de opinión y de viajes para diversas publicaciones. Es también autor de Desprendimiento de rutina (2003), que obtuvo el Primer Premio Diario Sur de Novela Corta; El orden (2004); y Ucrania (2006). Con Fede quiere ser pirata ganó la segunda edición del Premio Ciudad de Málaga de Literatura Infantil en 2011, al que siguieron El colegio más raro del mundo (segunda parte de las aventuras de Fede), De viaje por el mundo, Casas del mundo y, en 2020, Las gafas azules.

Él mismo nos contaba cómo se inicó en la lectura en la entrevista que le hicimos hace unos años para este blog, y que os recomendamos leer para conocerle un poco mejor: "De niño me gustaba mucho leer. Cuando me ponía malo, mi padre me compraba un libro. Yo prefería que me regalase galletas pero nada, otro libro. Y me lo leía y me encantaba. Recuerdo que me marcó El conde de Montecristo. Hace unos cuantos años lo leí en un viaje a Marsella, adonde el 24 de febrero de 1815 llegó Edmund Dantes, a bordo del Faraón, en la primera línea de la novela. Venía de Esmirna, Trieste y Nápoles (el Faraón, yo no)".

Pablo Aranda no solo eran un gran escritor, ingenioso y con mucho talento, y un referente en el mundo de la cultura. Era, por encima de todo, una excelente persona, querido por todos, generoso, inteligente y muy divertido. Nos queda su recuerdo, para los que tuvimos la suerte de conocerle, y su voz, que seguirá llegando a numerosos lectores a través de sus estupendos libros.

Sección

Noticias

Temas

Nuestro Blog

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe todas las novedades editoriales de ANAYA Infantil y Juvenil.